El Cirneco del Etna es un perro de buen temperamento, reservado, inteligente, calmo e independiente. Es un excelente perro de compañía y guarda, pero necesita de un dueño experimentado, que sea capaz de educarlo de forma consistente y continua. Es gentil, muy activo, afectuoso y dócil. El Cirneco del Etna es un excelente amigo de los niños. Puede tolerar la presencia de otras mascotas, siempre y cuando este habituado desde pequeño. El pelaje de esta raza es liso y suave. Presenta colores de cualquier tonalidad, hasta podrá tener manchas pequeñas. La cabeza es larga con un cráneo oval. Es de