Cuando un árbol se seca, se desprende de él la corteza que le ha protegido durante su vida. Los surcos que nos muestra son una verdadera revelación, pues podemos encontrar numerosas formas que nos dibujan sus estrías, dependerá de la imaginación que tengamos en ese momento.